¿Por qué Dios no me habla?

Jueves, 16 Noviembre 2017

Algunos santos nos enseñan que el silencio es la oración incesante y la permanencia del espíritu en Dios. Pero es María, la Madre de Dios y Madre nuestra, la que nos enseña con su vida que en el silencio es donde nace y se consuma todo lo que es definitivo.

Vamos a hablar de esto en el programa de hoy. La Reina de la Paz nos dice que el bien es silencioso y se difunde en las almas puras. El silencio espiritual nace del deseo de cumplir los mandamientos de Dios.

"Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas" (Mateo 22, 37). El silencio es suscitado por la búsqueda del Dios vivo en el hombre que desea liberarse de las tentaciones del mundo, para encontrar así, en la plenitud del amor, al Señor; para vivir en su presencia en la oración pura.

IN EA