La Confesión y su poder de sanación

Jueves, 11 Agosto 2016

Todos los días los miembros del grupo de oración rezamos por la mañana la oración "Ven Espíritu Divino". Una de las cosas que pedimos a Dios es que sane nuestro corazón y nos lave de todos nuestros pecados. ¿Por qué? Porque estamos heridos en nuestro interior. 

La prueba de ello es la fuerza que tiene el maligno todavía para sacarnos del sendero de la Reina de la Paz. 

Ella con su amor maternal nos lleva a Dios. La Confesión es nuestra arma para derrotar a los espíritus malignos que nos tientan. 

Algunos de los frutos de la Confesión:

  • Regar nuestra alma con la gracia divina.
  • Sanar nuestro corazón enfermo.
  • Lavar las manchas de los pecados anteriormente cometidos en nuestra vida.
  • Domar el espíritu indómito que nos inclina a no perseverar en las cinco piedras de Medjugorje.
  • Guiarnos por el sendero de la Virgen sin salir del camino de la santidad que nos muestra.

IN EA