El cáliz que vio Mirjana en el Cielo

Jueves, 1 Diciembre 2016

En la aparición del 2 de noviembre, al terminar la aparición Mirjana vio un cáliz en el cielo. La Sangre de Jesús, junto con su Cuerpo son la cosa más valiosa y más rica que existe en este mundo: ES DIOS CON NOSOTROS. 

En toda la Biblia la sangre simboliza la vida. Dar la sangre es dar la vida. La Reina de la Paz nos los enseña en un mensaje:

“Queridos hijos, abrid vuestro corazón a la misericordia de Dios en este tiempo cuaresmal. El Padre Celestial os desea liberar a cada uno de vosotros de la esclavitud del pecado. Por eso, hijos míos, aprovechad este tiempo y, a través del encuentro con Dios en la Confesión, abandonad el pecado y decidíos por la santidad. Haced esto por amor a Jesús, quien con su sangre os ha redimido a todos para que fuerais felices y estuvierais en paz. No olvidéis, hijos míos, que vuestra libertad es vuestra debilidad, por eso seguid mis mensajes con seriedad. Gracias por haber respondido a mi llamada” (25 Febrero 2007).

La Virgen nos ha hablado últimamente con frecuencia del sacrifico: en los mensajes del 2 de octubre, 2 de septiembre, 2 de junio, 18 de marzo, 2 de marzo y 2 de febrero del año 2016.

¿No os habéis preguntado por qué habla tanto la Virgen del sacrificio? La Virgen sabe que esto nos cuesta mucho y viene para hacernos capaces. 

“… Hijos míos, yo fui el cáliz del Hombre-Dios, fui instrumento de Dios…” (2 noviembre 2016)

IN EA