Confidencias de María en los mensajes de Medjugorje

Jueves, 8 Diciembre 2016

Celebramos hoy una fiesta importante de la Virgen María; por eso en el programa de hoy vamos a tratar de esos mensajes en los que nuestra Madre del Cielo nos ha contado cosas de su vida en la tierra.

  • La Madre de Dios tenía alegría, creía en Dios: ¿cómo creyó cuando recibió la bendición de la promesa?

"Deseo que sintáis la alegría de la bendición de la promesa de Dios. Vosotros, hijos de los hombres, vosotros sois los hijos de Dios, vosotros sois mis hijos. Por eso, hijos míos, caminad por el camino que os guía mi amor: os enseña la humildad, la sabiduría y encuentra el camino hacia el Padre Celestial" (18 marzo 2014).

"Orad con humilde devoción, obediencia y plena confianza en el Padre Celestial. Tened confianza como yo la tuve cuando me fue dicho que llevaría la Bendición de la Promesa. Que de vuestros corazones, de vuestros labios, salga siempre: 'Hágase Tu voluntad'" (2 marzo 2014).

  • Ella comprende nuestro sufrimiento porque también Ella sufrió en la tierra: "Yo, hijos míos, comprendo vuestro dolor y vuestro sufrimiento: ¿quién os podría comprender mejor que una Madre? ¿Y vosotros, hijos míos? Pocos son los que me comprenden y me siguen" (2 mayo 2014).
  • Su Hijo le decía que muchos la habrían amado y llamado Madre: "Mi Hijo, de pequeño, me decía a menudo que muchos me habrían amado y llamado Madre. Yo, aquí en medio de vosotros, siento amor y os doy las gracias. Por medio de este amor, ruego a mi Hijo para que ninguno de vosotros, hijos míos, vuelva a casa igual que antes, para que llevéis siempre más esperanza, misericordia y amor" (2 agosto 2016).
  • Ella no siempre comprendía a su Hijo pero creyó en Él: "Nuevamente os invito: orad, orad para poder vivir la fe en humildad, en la paz del alma e iluminados con la luz. Hijos míos, no os esforcéis en comprender todo de una vez, porque tampoco yo comprendía todo, sin embargo, he amado y he creído en las palabras divinas que mi Hijo decía; Él, que ha sido la primera luz y el origen de la redención" (2 octubre 2016).

“Queridos hijos, la razón por la que estoy con vosotros, mi misión, es ayudaros para que venza el bien, aunque esto ahora a vosotros no os parece posible. Sé que muchas cosas no las comprendéis, como tampoco yo comprendía todo lo que mi Hijo me enseñaba mientras crecía junto a mí; pero yo lo creía y lo he seguido. Esto os pido también a vosotros: creerme y seguirme" (2 de agosto 2014).

Leamos estos mensajes y oremos con ellos para vivir estas confidencias que nos ha hecho nuestra Madre del Cielo y no digamos que no sabemos nada de la Virgen porque entonces manifestaremos nuestra falta de apreciación a sus palabras.