Testimonio: Mi vida entera ha cambiado a través de este grupo

Miércoles, 24 Enero 2018

La Paz del Señor, querida familia:

Gracias de corazón por lo que hacen; me gusta muchísimo su página. Todos los programas llevan una gran enseñanza. Ustedes han sido una bendición en mi vida y en mi familia. Cada vez que recibo la programación del día, la reenvío a mi familia para que puedan alimentarse del Señor, por medio de ustedes, hermosos apóstoles de Jesús y la Reina de la Paz. 

Quiero decirles que nuestro grupo de oración en internet ha cambiado mi vida; bueno, Dios a través de él. Les cuento cómo ha ocurrido:

Salí de mi casa persiguiendo una falsa felicidad

Hace 23 años (hoy tengo 46) yo decidí salir de mi casa persiguiendo lo que mi corazón me dictaba... sólo que me aferré a mi instinto sin tomarme fuerte de la mano de Dios y María Santísima. Tomé muchas decisiones. Unas me enseñaron a ser más sensible; sin embargo otras, fueron decisiones egoístas, apasionadas y fuera del plan de Dios. Ofendí gravemente a mi Señor, a mi familia y a la gente que confiaba en mí. Me dejé llevar por impulsos y no por el amor de Dios. 

Orando con Reina de la Paz TV Dios me tocó el corazón

Yo viví una experiencia muy particular el 24 de Abril de 2017, justo rezando el Rosario con ustedes, en el momento de las letanías, y esa experiencia la guardo en mi corazón con profundo agradecimiento y convicción de la existencia de nuestro Padre Dios y María Santísima en nuestras vidas. Dios Padre me perdonó, y eso fue ÚNICO. Él y la Reina de la Paz tocaron mi corazón. El Señor me miró con misericordia... y me ha perdonado.

Cómo es ahora mi vida

Y por ello fue todo este cambio que he hecho en mi vida. He asistido a la Santa Misa todos los días, y lo sigo haciendo. Comunión diaria. Ayuno. Me falta ser más constante en la oración y en el rezo del Rosario y la lectura de la Biblia y en la Confesión. Todos los días veo la programación de Reina de la Paz TV. Estoy convencida de ver en los otros a mis hermanos y ayunar por todos los que están lejos del amor de Dios y no le conocen. Intento vivir siempre los mensajes de la Reina de la Paz. Me han dado mucha fuerza e iluminación. Bendita la hora en que Dios nos unió en este camino.

Familia hermosa, yo les amo y oro profundamente... y hoy estoy más que cierta de que moriré con la esperanza cierta de que este mundo será mejor. Viviendo los mensajes y orando por la realización de los planes de la Reina de la Paz, para que muchos vivan el amor de Dios y su Misericordia infinita.

Que la Reina de la Paz les bendiga con su bendición maternal. Les amo. La Paz del Señor, hermosa familia.

María Hécuba. Ciudad de México, México