Testimonio: Los médicos no se explican cómo sobreviví

Miércoles, 21 Febrero 2018

La Paz del Señor, querida familia:

Quiero dar las gracias a este bendito grupo de oración. Porque en octubre del 2014 mi hija Sandra Ponce les envió una foto mía donde aparezco con mi esposo; y ustedes la llevaron a Medjugorje para dejarla allí a los pies de la Reina de la Paz, al mismo tiempo que oraban por mí.

La Santísima Virgen me salvó de morir de una fuerte hemorragia, porque en la operación que tenían que realizarme por motivo de mi grave enfermedad rompieron la vena iliaca. Estuve en terapia intensiva y bendito Dios que logré salir de esto. Tengo que decirles que en esos momentos, cuando me debatía entre la vida de la muerte tuve una experiencia muy especial: a María Santísima la estuve viendo siempre conmigo, como la Virgen de Guadalupe, como la Virgen del Carmen y como la Reina de la Paz; también tenía la experiencia espiritual de ver a nuestro Señor Jesucristo sentado en mi cama; y San Martin de Porres orando a un lado de mi cama.

A la fecha, todavía actualmente, los médicos me siguen monitoreando porque no se explican cómo es que sobreviví a todo esto, si me operaron por un cáncer en vejiga de los más agresivos, y como quedé muy débil no me pudieron dar quimioterapia ni radiaciones. Dicen que fui en los últimos años la única persona que se salvó en circunstancias como ésta. Les pido, amado grupo de oración, que sigan orando por mi y por todos los enfermos cada vez que vayan a Medjugorje. Recibimos mucho de la Reina de la Paz y de este querido grupo de oración. Les estoy agradecida desde el fondo de mi corazón.

Que el Señor bendiga a toda nuestra familia en internet. Y que la Reina de la Paz nos bendiga con su bendición maternal.

María Concepción S. Uribe de Ponce. Nuevo León. Mexico.