Con el Amor de una Madre

Miércoles, 21 Diciembre 2016

1.- Leer el mensaje principal:

“Queridos hijos, mi Corazón materno llora mientras miro lo que hacen mis hijos. Los pecados se multiplican, la pureza del alma es cada vez menos importante, se olvida a mi Hijo, lo adoran siempre menos y mis hijos son perseguidos. //  Por eso, hijos míos, apóstoles de mi amor, con el alma y con el corazón invocad el Nombre de mi Hijo; Él tendrá palabras de luz para vosotros. Él se manifiesta a vosotros, parte el Pan con vosotros, y os da palabras de amor para que las transforméis en obras de misericordia y, que de este modo, lleguéis a ser testigos de la verdad. // Por eso, hijos míos, no tengáis miedo. Permitid que mi Hijo esté en vosotros; Él se servirá de vosotros para atender a aquellos que están heridos y para convertir a las almas perdidas. // Por eso, hijos míos, regresad a la oración del Rosario. Rezadlo con sentimientos de bondad, de sacrificio y de misericordia. Orad no solo con las palabras, sino también con obras de misericordia; orad con amor hacia todas las personas. // Mi Hijo, con su sacrificio, ha enaltecido el amor; por eso, vivid con Él para tener fuerza y esperanza, para tener el amor que es vida y que conduce a la vida eterna. Por ese amor de Dios también yo estoy con vosotros y os seguiré guiando con amor materno. Os doy las gracias” (2 diciembre 2016)

2.- Leer el primer fragmento del mensaje:

 “Queridos hijos, mi Corazón materno llora mientras miro lo que hacen mis hijos. Los pecados se multiplican, la pureza del alma es cada vez menos importante, se olvida a mi Hijo, lo adoran siempre menos y mis hijos son perseguidos” (2 diciembre 2016)

3.- Orar con este fragmento o leer mensaje relacionado:

“También esta tarde, queridos hijos, os estoy agradecida por haber venido aquí. Adorad ininterrumpidamente al Santísimo Sacramento del Altar. Yo estoy siempre presente cuando los fieles están en adoración. En ese momento se conceden gracias especiales” (15 marzo 1984)

4.- BIBLIA:

“Y los veinticuatro ancianos y los cuatro vivientes se postraron y adoraron a Dios, que está sentado en el trono, diciendo: «¡Amén! Aleluya». Y salió una voz del trono que decía: «Alabad a nuestro Dios sus siervos todos, los que le teméis, pequeños y grandes». Y oí como el rumor de una muchedumbre inmensa, como el rumor de muchas aguas, y como el fragor de fuertes truenos, que decían: «Aleluya. Porque reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo, alegrémonos y gocemos y démosle gracias. Llegó la boda del Cordero, su esposa se ha embellecido, y se le ha concedido vestirse de lino resplandeciente y puro –el lino son las buenas obras de los santos–»” (Apocalipsis 19, 4-8)

5.-  Leer el segundo fragmento del mensaje:

 “Por eso, hijos míos, no tengáis miedo. Permitid que mi Hijo esté en vosotros; Él se servirá de vosotros para atender a aquellos que están heridos y para convertir a las almas perdidas” (2 diciembre 2016)

6.- Orar con este fragmento o leer mensaje relacionado:

“Tomad tiempo para orar. Queridos hijos, yo, como Madre, deseo deciros especialmente, que la familia tiene que rezar unida. El Espíritu Santo quiere estar presente en las familias. Permitid que el Espíritu Santo venga. El Espíritu Santo viene mediante la oración. Por este motivo, orad y permitid que el Espíritu Santo os renueve a vosotros, para así renovar la familia de hoy. La Madre os ayudará” (3 julio 1989)

7.- BIBLIA:

“Estoy crucificado con Cristo; vivo, pero no soy yo el que vive, es Cristo quien vive en mí. Y mi vida de ahora en la carne, la vivo en la fe del Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí.” (Gálatas 2, 19-20)

8.-  Leer el tercer fragmento del mensaje:

“Hijos míos, regresad a la oración del Rosario. Rezadlo con sentimientos de bondad, de sacrificio y de misericordia. Orad no solo con las palabras, sino también con obras de misericordia; orad con amor hacia todas las personas” (2 diciembre 2016)

9.- Orar con este fragmento o leer mensaje relacionado:

“Queridos hijos, también hoy, os invito a la oración. Hijos míos, la oración hace milagros. Cuando estéis cansados y enfermos y no sepáis cuál es el sentido de vuestras vidas, tomad el rosario y orad; orad hasta que la oración se vuelva para vosotros un alegre encuentro con vuestro Salvador. Estoy con vosotros e intercedo y oro por vosotros, hijos míos. Gracias por haber respondido a mi llamada” (25 abril 2001)

10.- BIBLIA:

“Mirad que nadie devuelva a otro mal por mal; esmeraos siempre en haceros el bien unos a otros y a todos. Estad siempre alegres. Sed constantes en orar. Dad gracias en toda ocasión: esta es la voluntad de Dios en Cristo Jesús respecto de vosotros” (1 Tesalonicenses 5, 15-18)

11.-  Leer el cuarto fragmento del mensaje:

 “Mi Hijo, con su sacrificio, ha enaltecido el amor; por eso, vivid con Él para tener fuerza y esperanza, para tener el amor que es vida y que conduce a la vida eterna. Por ese amor de Dios también yo estoy con vosotros y os seguiré guiando con amor materno. Os doy las gracias” (2 diciembre 2016)

12.- Orar con este fragmento o leer mensaje relacionado:

“Queridos hijos, en estos días vosotros habéis experimentado cómo actúa Satanás. Estoy siempre con vosotros. No tengáis miedo de las tentaciones porque Dios siempre vela sobre vosotros, y yo me he entregado a vosotros y estoy con vosotros, incluso en las tentaciones más pequeñas. Gracias por haber respondido a mi llamada” (19 julio 1984)

13.- Frase final de la Biblia:

“Como a un niño a quien su madre consuela, así os consolaré yo, y en Jerusalén seréis consolados. Al verlo, se alegrará vuestro corazón, y vuestros huesos florecerán como un prado, se manifestará a sus siervos la mano del Señor” (Isaías 66, 13-14)