Mensajes de la Reina de la Paz

Si deseas tener los mensajes de la Reina de la Paz están recogidos en este libro: LA REINA DE LA PAZ EN MEDJUGORJE. HISTORIA Y MENSAJES. Editorial Edibesa, ISBN: 978-84-15915-16-4.

Puedes adquirir el libro de la siguiente manera:

1º.- Solicitándolo en tu librería: te recomendamos alguna librería religiosa conocida y con una red importante. En caso de que no tengan el libro puedes encargarlo en la librería y ellos lo solicitarán a las distribuidoras de la editorial.
2º.- Puedes pedirnos el libro a nosotros escribiéndonos un email a nuestro contacto de Reina de la Paz TV, que encontrarás en la parte inferior izquierda de nuestra página web.
3º.- Realizar la compra a través de página web de la editorial Edibesa: pago con tarjeta de crédito.

4º.- En Medjugorje puedes encontrarlo en la siguiente tienda: Medjugorje Tours & Travel, en el pasadizo que da acceso desde la calle Franjevačkih mučenika a los jardines de la Parroquia de Medjugorje, junto a la capilla de Adoración del Santísimo Sacramento.

 

Encontrar un mensaje de la Reina de la Paz

Distingue acentos ortográficos

Últimos mensajes de la Reina de la Paz

Queridísimos, he aquí lo que Iván nos ha comunicado acerca de la aparición que ha tenido esta noche, sábado 5 de agosto de 2017, en el Podbrdo a las 22 horas:

«Quisiera describiros brevemente el encuentro de esta noche con la Virgen. También esta noche la Virgen ha venido a nosotros muy contenta y feliz. Al inicio nos ha saludado a todos con su saludo materno: “Alabado sea Jesucristo, queridos hijos míos”. Después, con gran alegría, ha orado sobre todos nosotros con las manos extendidas. Después la Virgen ha dicho:

“Queridos hijos, también hoy me regocijo junto a vosotros. También hoy deseo invitaros a decidiros por Jesús. Veo a tantos jóvenes que están volviendo a Él, que se están decidiendo por Él y están cambiando. Orad por los jóvenes, queridos hijos, orad por las familias. La Madre ora por todos vosotros. Especialmente en este tiempo de gracia, orad más. Orad para que mi Hijo nazca en vuestros corazones y os renueve, y permitid al Espíritu Santo guiaros. Gracias, queridos hijos, por haber respondido también hoy a mi llamada”.

A continuación, la Virgen nos ha bendecido a todos con su bendición maternal y ha bendecido también todo lo que habéis traído para que fuese bendecido. Os he encomendado a todos, vuestras necesidades, vuestras intenciones, vuestras familias. He encomendado también a todos los jóvenes que están participando en este Festival y a sus familias. Después la Virgen ha continuado orando, y en esta oración se ha marchado en el signo de la luz y de la Cruz, con su saludo: “Id en paz, queridos hijos míos”»

“Queridos hijos, por voluntad del Padre Celestial, como Madre de Aquel que os ama, estoy aquí con vosotros para ayudaros a conocerlo, a seguirlo. Mi Hijo os ha dejado las huellas de sus pies para que os sea más fácil seguirlo. No temáis, no estéis inseguros, yo estoy con vosotros. No os dejéis desanimar, porque es necesaria mucha oración y mucho sacrificio por aquellos que no oran, aquellos que no aman y no conocen a mi Hijo. Ayudadlos viendo en ellos a vuestros hermanos. Apóstoles de mi amor, prestad atención a mi voz en vosotros, sentid mi amor maternal. Por eso, orad; orad actuando, orad dando, orad con amor, orad con las obras y con los pensamientos, en el Nombre de mi Hijo. Cuanto más amor déis tanto más recibiréis; el amor surgido del Amor ilumina el mundo; la redención es amor y el amor no tiene fin.  Cuando mi Hijo venga de nuevo a la tierra buscará el amor en vuestros corazones. Hijos míos, Él ha hecho por vosotros muchas obras de amor: yo os enseño a verlas, a comprenderlas y a darle gracias amándolo y perdonando siempre de nuevo al prójimo; porque amar a mi Hijo significa perdonar. A mi Hijo no se lo ama si no se sabe perdonar al prójimo, si no se intenta comprenderlo, si se lo juzga. Hijos míos, ¿de qué os sirve la oración si no amáis y no perdonáis? Os doy las gracias”.

La Virgen ha bendecido a todos los presentes y todos los objetos religiosos. Después, como la Reina de la Paz desea, los sacerdotes han bendecido a todos los presentes y todos los objetos religiosos.

"Queridos hijos, sed oración y reflejo del amor de Dios para todos los que están lejos de Dios y de los Mandamientos de Dios. Hijos míos, sed fieles y decididos en la conversión y trabajad en vosotros mismos a fin de que la santidad de la vida pueda hacerse verdad para vosotros. Exhortaos al bien a través de la oración para que vuestra vida en la tierra sea más agradable. Gracias por haber respondido a mi llamada".

“Queridos hijos, os doy las gracias porque respondéis a mis llamadas y porque os reunís en torno a mí, vuestra Madre Celestial. Sé que pensáis en mí con amor y esperanza, y yo también siento amor hacia todos vosotros, como también lo siente mi amadísimo Hijo que, en su amor misericordioso, siempre y de nuevo me envía a vosotros. Él, que se hizo hombre, que era y es Dios -Uno y Trino- ; Él, que por vuestra causa ha sufrido en el cuerpo y en el alma. Él, que se ha hecho Pan para nutrir vuestras almas, y así salvarlas. Hijos míos, os enseño cómo ser dignos de su amor, a dirigir a Él vuestros pensamientos, a vivir a mi Hijo. Apóstoles de mi amor, os envuelvo con mi manto porque, como Madre, deseo protegeros. Os pido: orad por todo el mundo. Mi Corazón sufre, los pecados se multiplican, son demasiado numerosos. Pero con vuestra ayuda, que sois humildes, modestos, llenos de amor, ocultos y santos, mi Corazón triunfará. Amad a mi Hijo por encima de todo y a todo el mundo por medio de Él. No olvidéis nunca que cada hermano vuestro lleva en sí algo precioso: el alma. Por eso, hijos míos, amad a todos aquellos que no conocen a mi Hijo para que, por medio de la oración y del amor que proviene de esta, puedan ser mejores; para que la bondad en ellos pueda vencer, para que las almas se salven y tengan vida eterna. Apóstoles míos, hijos míos, mi Hijo os ha dicho que os améis los unos a los otros. Que esto esté escrito en vuestros corazones y con la oración procuréis vivir ese amor. Os doy las gracias”.

Mirjana ha dicho que la Virgen estaba triste y llena de amor.

La Reina de la Paz ha bendecido a todos y todos los objetos religiosos. Después, como la Virgen desea, los sacerdotes han bendecido a todos y todos los objetos religiosos.

La vidente Ivanka Ivankovic-Elez ha tenido su habitual aparición anual el 25 de junio de 2017. Durante su última aparición diaria, el 7 de mayo de 1985, Nuestra Señora confió a Ivanka el décimo y último secreto y le dijo que durante el resto de su vida tendría una aparición una vez al año en el aniversario de las apariciones. Tal ha sido el caso de este año.

La aparición, que ha durado 4 minutos, ha sido en casa de la familia de Ivanka. La aparición tuvo lugar estando presente su familia. Después de la aparición Ivanka ha dicho: 

«Nuestra Señora dio el siguiente mensaje: "Hijos míos, orad, orad, orad". Nuestra Señora estaba gozosa y nos bendijo a todos nosotros con su bendición maternal».

Páginas