Mensajes de la Reina de la Paz

Si deseas tener los mensajes de la Reina de la Paz están recogidos en este libro: LA REINA DE LA PAZ EN MEDJUGORJE. HISTORIA Y MENSAJES. Editorial Edibesa, ISBN: 978-84-15915-17-1.

Puedes adquirir el libro de la siguiente manera:

1º.- Solicitándolo en tu librería: te recomendamos alguna librería religiosa conocida y con una red importante. En caso de que no tengan el libro puedes encargarlo en la librería y ellos lo solicitarán a las distribuidoras de la editorial.
2º.- Puedes pedirnos el libro a nosotros escribiéndonos un email a nuestro contacto de Reina de la Paz TV, que encontrarás en la parte inferior izquierda de nuestra página web.
3º.- Realizar la compra a través de página web de la editorial Edibesa: pago con tarjeta de crédito.

4º.- En Medjugorje puedes encontrarlo en la siguiente tienda: Medjugorje Tours & Travel, en el pasadizo que da acceso desde la calle Franjevačkih mučenika a los jardines de la Parroquia de Medjugorje, junto a la capilla de Adoración del Santísimo Sacramento.

 

Encontrar un mensaje de la Reina de la Paz

Distingue acentos ortográficos

Últimos mensajes de la Reina de la Paz

"Queridos hijos, mis palabras son simples, pero llenas de amor maternal y preocupación. Hijos míos, sobre vosotros se ciernen cada vez más las sombras de las tinieblas y del engaño, y yo os llamo hacia la luz y la verdad, yo os llamo hacia mi Hijo. Solo Él puede convertir la desesperación y el dolor en paz y serenidad, solo Él puede dar esperanza en los dolores más profundos. Mi Hijo es la vida del mundo: cuanto más lo conocéis más os acercáis a Él y más lo amaréis porque mi Hijo es amor. El amor lo cambia todo, él hace maravilloso incluso lo que sin amor os parece insignificante. Por eso nuevamente os digo que, si deseáis crecer espiritualmente, debéis amar mucho. Apóstoles de mi amor, sé que no siempre es fácil, pero, hijos míos, también los caminos dolorosos son vías que llevan al crecimiento espiritual, a la fe y a mi Hijo. Hijos míos, orad, pensad en mi Hijo. Durante todos los momentos del día elevad vuestra alma a Él, y yo recogeré vuestras oraciones como flores del jardín más bello y las regalaré a mi Hijo. Sed apóstoles auténticos de mi amor, difundid a todos el amor de mi Hijo; sed jardines con las flores más bellas. Con la oración ayudad a vuestros pastores para que puedan ser padres espirituales llenos de amor hacia todos los hombres. Os doy las gracias".

La Virgen ha bendecido a todos los presentes y todos los objetos religiosos. Después, como la Reina de la Paz desea, los sacerdotes han bendecido a todos los presentes y todos los objetos religiosos.

"Queridos hijos, este es un tiempo de gracia. Hijos míos, orad más y hablad menos, y dejad que Dios os guíe por el camino de la conversión. Yo estoy con vosotros y os amo con mi amor maternal. Gracias por haber respondido a mi llamada".

Queridísimos, he aquí lo que Iván ha comunicado sobre la aparición que ha tenido esta noche, lunes 6 de agosto de 2018, en la cima de del Podbrdo (Monte de las Apariciones) a las 22:00 horas.

«También esta noche la Virgen ha venido alegre y feliz y, al inicio, nos ha saludado a todos con su saludo maternal: “Alabado sea Jesús, queridos hijos míos”. Después ha extendido sus manos y ha orado un tiempo prolongado sobre todos nosotros. Ha orado especialmente por todos los enfermos presentes. Luego la Virgen ha dicho:

“Queridos hijos, también hoy, de modo particular, deseo invitaros al perdón. Perdonad, queridos hijos, y abrid así al Espíritu Santo el camino a vuestro corazón. Oro, queridos hijos, por todos vosotros e intercedo ante mi Hijo. Orad junto a mí por mis planes. Gracias queridos hijos, por haber respondido también hoy a mi llamada”.

Luego la Virgen ha orado por un periodo de tiempo sobre todos nosotros, nos ha bendecido a todos con su bendición maternal y ha bendecido todo aquello que habéis traído para ser bendecido. Os he encomendado a todos a la Virgen: vuestras necesidades, vuestras intenciones, vuestras familias y en particular a los enfermos. Luego la Virgen ha continuado orando sobre todos nosotros y en esta oración se ha marchado en el signo de la luz y de la cruz con el saludo: “Id en paz, queridos hijos míos”».

"Queridos hijos, con amor maternal os invito a abrir los corazones a la paz, a abrir los corazones a mi Hijo, a que en vuestros corazones cante el amor hacia mi Hijo, porque solo de ese amor llega la paz al alma. Hijos míos, sé que tenéis bondad, sé que tenéis amor, un amor misericordioso. Pero muchos hijos míos tienen aún los corazones cerrados; piensan que pueden actuar sin dirigir sus pensamientos hacia el Padre Celestial que ilumina, y hacia mi Hijo, que siempre está nuevamente con vosotros en la Eucaristía y desea escucharos. Hijos míos, ¿por qué no le habláis? La vida de cada uno de vosotros es importante y preciosa, porque es un don del Padre Celestial para la eternidad; por eso, no os olvidéis nunca de darle gracias: habladle. Sé, hijos míos, que para vosotros todavía es desconocido lo que vendrá después, pero cuando os llegue vuestro después, recibiréis todas las respuestas. Mi amor maternal desea que estéis preparados. Hijos míos, poned con vuestra vida sentimientos buenos en el corazón de las personas que encontráis: sentimientos de paz, de bondad, de amor y de perdón. A través de la oración, escuchad lo que os dice mi Hijo y actuad en consecuencia. Os invito nuevamente a orar por vuestros pastores, por aquellos que mi Hijo ha llamado. Recordad que tienen necesidad de oraciones y de amor. Os doy las gracias".

La Virgen ha bendecido a todos los presentes y todos los objetos religiosos. Después, como la Reina de la Paz desea, los sacerdotes han bendecido a todos lo presentes y todos los objetos religiosos.

 

"Queridos hijos, Dios me ha llamado para guiaros a Él, porque Él es vuestra fortaleza. Por eso os invito a rezarle y a confiar en Él, porque Él es vuestro refugio ante todo mal que está al acecho y aleja las almas de la gracia y de la alegría a las que habéis sido llamados. Hijos míos, vivid el Paraíso aquí en la tierra para que estéis bien, y que los Mandamientos de Dios sean luz en vuestro camino. Yo estoy con vosotros y os amo a todos con mi amor maternal. Gracias por haber respondido a mi llamada".

Páginas