Ser humilde es difícil, pero Dios escucha al humilde

Martes, 5 Julio 2016

En el mensaje del 25 de mayo de 2005 la Reina de la Paz nos pide humildad, testimonio y ser signo para otros. Tres cosas que nos explica hoy Aránzazu que van estrechamente unidas a la llamada que nos hace la Virgen. La humildad no es una condición social sino la capacidad de restar importancia a los logros obtenidos y reconocer los defectos propios, así como los errores, limitaciones y debilidades.

Es la condición indispensable para vivir en plenitud la vida de nuestra Madre Celeste y poder hacer lo que nos pide y del modo que nos lo pide.

IN EA