Mateo 17, 14-20 - Dejarnos conducir por el Señor

Sábado, 12 Agosto 2017

Mensaje del 25 de marzo de 1992 en Medjugorje

“Queridos hijos, hoy como nunca antes, os invito a vivir y poner en práctica mis mensajes en vuestras vidas. He venido hasta vosotros para ayudaros, y por eso hoy os invito a que cambiéis de vida, porque habéis tomado el camino de la desdicha, de la ruina. Cuando os dije: 'Convertíos, orad, ayunad, reconciliaos', vosotros acogisteis superficialmente estos mensajes. Comenzasteis a vivirlos y luego dejasteis de hacerlo porque para vosotros resultaba difícil. Sabed, queridos hijos, que cuando algo es bueno debéis perseverar en el bien y no pensar: 'Dios no me ve, no me escucha, no me ayuda'. De esa manera, a causa de vuestros desdichados intereses, os habéis apartado de Dios y de mí. Yo quería crear, contando con vosotros, un oasis de paz, amor y bondad. Dios quería que vosotros, con el amor y con su ayuda, hicierais milagros y dierais ejemplo. Por eso os digo: Satanás está jugando con vosotros y con vuestras almas y no puedo ayudaros porque estáis lejos de mi Corazón. Por lo tanto, orad, vivid mis mensajes y entonces veréis los milagros del amor de Dios en vuestra vida cotidiana. Gracias por haber respondido a mi llamada”.