Marcos 2, 23-28 - Aprender a amar sin poner excusas

Martes, 17 Enero 2017

Mensaje del 2 de agosto de 2007 en Medjugorje

“Queridos hijos, hoy miro dentro de vuestros corazones y mirándolos, mi Corazón se aflige en el dolor. Hijos míos, os pido amor incondicional y puro hacia Dios. Sabed que estáis en el camino recto cuando en el cuerpo estáis en la tierra pero el alma permanece siempre en Dios. Por medio de este amor incondicional y puro, reconoceréis a mi Hijo en cada hombre; sentiréis la unión en Dios. Yo como Madre estaré feliz porque tendré vuestros corazones santos y unidos. Queridos hijos, obtendré vuestra salvación. Gracias”.