Lucas 12, 8-12 - Ven, Espíritu de fortaleza

Sábado, 20 Octubre 2018

Mensaje del 2 de septiembre de 2013 en Medjugorje

“¡Queridos hijos, os amo a todos! Todos vosotros, todos mis hijos, todos estáis en mi Corazón. Todos vosotros tenéis mi amor maternal y deseo llevaros a todos a conocer la alegría de Dios. ¡Por eso os invito! Necesito apóstoles humildes que, con un corazón abierto, acepten la Palabra de Dios y ayuden a los demás para que, con la Palabra de Dios, puedan comprender el sentido de sus vidas. Para hacer eso, hijos míos, debéis aprender, por medio de la oración y del ayuno, a escuchar con el corazón y aprender a someteros. Debéis aprender a apartar de vosotros todo lo que os aleja de la Palabra de Dios y solamente anhelar lo que os acerca. ¡No temáis, yo estoy aquí, no estáis solos! Oro al Espíritu Santo para que os renueve y fortalezca. Oro al Espíritu Santo para que, mientras ayudáis a los demás, también vosotros seáis sanados. Pido que mediante Él, seáis hijos de Dios y apóstoles míos.”