Comenzar un Grupo de Oración Totus Tuus Reina de la Paz

Formar un grupo de oración no es difícil. Basta con que exista una persona que tenga verdadera voluntad para ello. Esa persona debe decidirse a orar con constancia, e invitar a otras personas a orar con ella todas las semanas, el mismo día a la misma hora. En el momento que otras personas acepten ya está formado el grupo de oración. Este programa te puede ayudar:

Cómo formar un grupo de oración

En el caso de que no encuentre ese grupo de personas que acepten, no hay que desanimarse. Si la persona sigue orando con constancia pidiéndole al Señor y a la Reina de la Paz esa gracia, ellos actuarán con su amor y su poder.

Una manera de continuar con el grupo de oración cuando no hay quienes se unan a la invitación es ir a visitar a los enfermos a sus casas y orar con ellos. Los enfermos difícilmente rechazan esta propuesta ya que reciben con mucha gratitud estas visitas que les alientan y les confortan. Si la persona que quiere formar el grupo de oración visita con regularidad a algunos enfermos y ora con ellos también está ya formado el grupo de oración. Puede invitar a otros a unirse a estas visitas.

Generalmente un grupo de oración comienza en la casa de la persona que quiere formarlo o en otra casa que le sea ofrecida. El esquema a seguir durante la reunión del grupo de oración puede ser el siguiente:

  • En el lugar donde se reúnen debe haber tranquilidad. No tiene que estar la tv encendida u otros aparatos por el estilo. Es bueno poner una imagen de la Virgen y hacer un pequeño altar para reunirse en torno a él durante la oración.  
  • La reunión comienza invocando al Espíritu Santo. Con la siguiente oración:
Ven, Espíritu divino, manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre; don, en tus dones espléndido;
luz que penetra las almas; fuente del mayor consuelo.
 
Ven, dulce huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas y reconforta en los duelos.
 
Entra hasta el fondo del alma, divina luz, y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre, si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado, cuando no envías tu aliento.
 
Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo,
lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero.
 
Reparte tus siete dones, según la fe de tus siervos;
por tu bondad y gracia, dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno. Amén.
 
  • A continuación se reza el rosario. Después de enunciar el primer misterio, se toma la Biblia y se lee un pasaje. A continuación se ofrece el misterio por una intención y se reza el misterio (Padre nuestro, 10 Ave María y Gloria).
  • Después de enunciar el segundo misterio se toma el libro de mensajes y se lee uno. A continuación se ofrece el misterio por una intención y a continuación se reza el misterio. (Esto mismo se hará al comenzar el cuarto misterio).

(En el tercer y quinto misterio, se sigue el mismo esquema que en el primero. En el cuarto misterio, se sigue el mismo esquema que en el segundo).

  • Al finalizar cada misterio del rosario se rezan las siguientes oraciones:

“Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia”.

“Reina de la Paz, ruega por nosotros y por la paz del mundo entero”.

  • Es bueno intercalar cantos entre los misterios del rosario.
  • Al finalizar el rosario pueden rezarse las letanías de la Virgen María y después la consagración a la Reina de la Paz:

Consagración a María Reina de la Paz.

Oh, Corazón Inmaculado de María, lleno de bondad, 
muéstranos Tu amor para con nosotros.
La llama de Tu Corazón, oh María, inflama a todos los hombres. 
Te amamos infinitamente.
Imprime en nuestros corazones el verdadero Amor, 
de modo que tengamos un continuo deseo de Tí.
 
Oh María, de suave y humilde Corazón, 
acuérdate de nosotros cuando estemos en pecado,
Tu sabes que todos los hombres pecan. 
Concédenos, por medio de Tu Inmaculado y Maternal Corazón,
que seamos curados de toda enfermedad espiritual.
 
Haz que siempre podamos contemplar la bondad de Tu Corazón Maternal,
y nos convirtamos por medio de la llama de Tu Corazón. Amén.

 

El rosario debe rezarse pausadamente y con devoción. Si se quiere prolongar la reunión existe la posibilidad de ver alguno de los programas de Reina de la Paz TV con el fin de ayudarnos a comprender y vivir mejor la llamada de María Reina de la Paz.

Este es el esquema básico para cada encuentro del grupo de oración.

Cuando el grupo de oración está consolidado (llevan meses reuniéndose y orando con constancia) pueden, solicitar al sacerdote de la parroquia tener este encuentro en la parroquia o también poder tener un tiempo semanal para adorar al Señor en el Santísimo Sacramento del Altar.

Siempre se debe cuidar la buena relación con el párroco. Por eso, si se recibe una negativa, en ningún caso se debe criticar al sacerdote. Hay que aceptar sus decisiones, mostrarle apoyo y orar por él.

Te adjuntamos el link en el que indicamos lo que realizamos cada día en nuestro grupo de oración: Encuentro diario del Grupo de Oración. Es bueno, que los grupos de oración de Medjugorje intenten vivir esto mismo ya que se corresponden a las peticiones de la Reina de la Paz para los grupos de oración.