Salmo 122: Salmo de gran paz y alegría

Lunes, 15 Mayo 2017

 ¡Qué alegría cuando me dijeron:

«Vamos a la casa del Señor»!

¿Quién de nosotros no ha escuchado, leído e incluso cantado este salmo? Lo cantaban los judíos con gran alegría cuando subían a Jerusalén en las granes fiestas como mandaba la Ley. Los católicos también lo cantamos con alegría y deseamos la paz a Jerusalén, pero con un nuevo sentido más completo, más elevado, superando la realidad terrena.

Recapitulando este salmo en Cristo vemos cómo la Iglesia, María y el templo de nuestro corazón son realidades a las que se refiere este hermoso texto de la Biblia.

IN EA