Mensajes de la Reina de la Paz del año 2012

Mensaje a Ivan en el Podbrdo.

“Queridos hijos, también hoy deseo invitaros a la alegría, os invito de nuevo a la alegría. Al mismo tiempo, os invito a la responsabilidad. Queridos hijos, acoged responsablemente mis mensajes y vivid mis mensajes, porque, viviendo mis mensajes, deseo conduciros a mi Hijo. En todos estos años en que estoy con vosotros, mi dedo está apuntando a mi Hijo, a Jesús, porque deseo conduciros a todos a Él. Por lo tanto, en los próximos días, haceos esta pregunta: ‘¿Qué puedo hacer para que mi corazón esté más cerca de Jesús?’ Que esta pregunta os guíe. Decíos a vosotros mismos: ‘¿Qué debo dejar? ¿Qué debo rechazar para que mi corazón esté más cerca de Jesús?’ ¡Orad, queridos hijos! Yo voy a orar por todos vosotros, para que la respuesta en vuestros corazones sea: ‘sí, yo deseo estar siempre cerca de Jesús’. Gracias, queridos hijos, porque también hoy habéis respondido a mi llamada y habéis dicho ‘sí’.”

La Virgen vino con el Niño Jesús en brazos y no dio ningún mensaje, pero el Niño Jesús comenzó hablar y dijo:

“Yo soy vuestra Paz, vivid mis mandamientos.”

Con la señal de la Cruz, la Virgen y el Niño Jesús, juntos, nos bendijeron.

Mensaje anual a Jakov.

“Queridos hijos, entregadme vuestra vida y abandonaos completamente a mí para que pueda ayudaros a comprender mi amor materno y el amor de mi Hijo hacia vosotros. Hijos míos, yo os amo inmensamente y en particular hoy, en el día de la Natividad de mi Hijo, deseo recibir a cada uno de vosotros en mi Corazón y entregar vuestras vidas a mi Hijo. Hijos míos, Jesús os ama y os concede la gracia de vivir en su misericordia, pero muchos de vuestros corazones han sido aprisionados por el pecado y vivís en las tinieblas. Por tanto, hijos míos, no esperéis más, decid no al pecado y entregad vuestros corazones a mi Hijo, porque solamente así podréis vivir la misericordia de Dios y, con Jesús en vuestros corazones, emprender el camino de la salvación.”

“Queridos hijos, con amor materno y paciencia materna, de nuevo os invito a vivir según mi Hijo, a vivir Su paz y Su amor. Como apóstoles míos aceptad, con todo el corazón, la verdad de Dios, y orad al Espíritu Santo para que os guíe. Entonces podréis servir fielmente a mi Hijo y con vuestra vida, mostrar Su amor a los demás. Por medio del amor de mi Hijo y de mi amor, yo, como Madre, me propongo llevar a mi abrazo maternal, a todos los hijos extraviados y mostrarles el camino de la fe. Hijos míos, ayudadme en mi lucha materna y orad conmigo para que los pecadores conozcan sus pecados y se arrepientan sinceramente. Orad también por quienes mi Hijo ha elegido y en Su Nombre ha consagrado. Gracias.”

“Queridos hijos, en este tiempo de gracia, os invito a todos vosotros a renovar la oración. Abríos a la Santa Confesión, para que cada uno de vosotros pueda aceptar mi llamada con todo el corazón. Yo estoy con vosotros y os protejo de la perdición del pecado, y vosotros debéis abriros al camino de la conversión y de la santidad, para que vuestro corazón arda de amor por Dios. Concededle tiempo, y Él se os donará a vosotros, y así, en la voluntad de Dios, podréis descubrir el amor y la alegría de vivir. Gracias por haber respondido a mi llamada.”

Páginas