Mensajes de la Reina de la Paz del año 2011

“Queridos hijos, también hoy os traigo entre mis brazos a mi Hijo Jesús para que Él os dé su Paz. Orad, hijos míos, y testimoniad para que en cada corazón prevalezca, no la paz humana sino la paz divina que nadie puede destruir. Esa es la paz del corazón que Dios da a aquellos que ama. Todos vosotros por medio del Bautismo sois llamados y amados de manera especial; por eso, testimoniad y orad para que seáis mis manos extendidas en este mundo que anhela a Dios y la paz. Gracias por haber respondido a mi llamada.”

Mensaje anual a Jakov.

“Queridos hijos, hoy, de manera especial, deseo conduciros y entregaros a mi Hijo. Hijos míos, abrid vuestros corazones y permitid a Jesús que nazca en vosotros, porque solamente así, hijos míos, vosotros mismos podréis experimentar su nuevo nacimiento y, con Jesús en vuestros corazones, emprender el camino de la salvación. Gracias por haber respondido a mi llamada.”

“Queridos hijos, como Madre estoy con vosotros para ayudaros con mi amor, oración y ejemplo a convertiros en semilla de lo que sucederá, una semilla que se desarrollará en un árbol fuerte que extenderá sus ramas en el mundo entero. Para convertiros en semilla de lo que sucederá, semilla de amor, orad al Padre para que os perdone las omisiones cometidas hasta el momento. Hijos míos, sólo un corazón puro, no agobiado por el pecado, puede abrirse y sólo unos ojos sinceros pueden ver el camino a través del cual os deseo conducir. Cuando comprendáis esto, comprenderéis el amor de Dios y eso os será dado. Entonces, vosotros lo daréis a los demás como semilla de amor. Gracias.”

“Queridos hijos, hoy deseo daros esperanza y alegría. Todo lo que está alrededor vuestro, hijos míos, os conduce hacia las cosas terrenales. Sin embargo, yo deseo conduciros hacia el tiempo de gracia, para que durante ese tiempo estéis lo más cerca de mi Hijo, a fin de que Él os pueda guiar hacia Su amor y hacia la vida eterna que todo corazón anhela. Vosotros, hijos míos, orad, y que este tiempo sea para vosotros tiempo de gracia para vuestra alma. Gracias por haber respondido a mi llamada.”

Mensaje a Ivan. Viena, Austria.

“Queridos hijos, hoy os invito a la oración. Especialmente cuando Satanás quiere la guerra y el odio. Mis pequeños hijos, también os invito a que oréis, oréis, oréis para que Dios os dé paz. Ofrezcáis paz a todo corazón y seáis portadores de paz en este mundo sin fe. Estoy con vosotros y oro ante Dios por cada uno de vosotros. Y vosotros no tengáis miedo porque todo el que ora no teme al mal y no alberga odio en su corazón. Gracias, mis queridos hijos, por haber respondido a mi llamada.”

Páginas