Mensajes de la Reina de la Paz del año 2009

“Queridos hijos, que este tiempo sea para vosotros un tiempo de oración. Gracias por haber respondido a mi llamada.”

“Queridos hijos, mi amor busca vuestro completo e incondicional amor, el que no ha de dejaros igual; el que en cambio os cambiará y enseñará a confiar en mi Hijo. Hijos míos, con mi amor os estoy salvando y haciendo verdaderos testigos de la bondad de mi Hijo. Por ello, hijos míos, no temáis dar testimonio de amor en el nombre de mi Hijo. Gracias.”

“Queridos hijos, en este tiempo, os invito a todos a orar por la venida del Espíritu Santo en cada criatura bautizada, para que el Espíritu Santo os renueve a todos y os conduzca por el camino del testimonio de vuestra fe, a vosotros y a todos aquellos que están lejos de Dios y de Su amor. Estoy con vosotros e intercedo por vosotros ante el Altísimo. Gracias por haber respondido a mi llamada.”

“Queridos hijos, hace ya un largo tiempo que os estoy dando mi corazón materno y ofreciéndoos a mi Hijo. Vosotros me estáis rechazando. Estáis permitiendo que el pecado os venza más y más. Estáis permitiendo que os domine y os quite vuestro poder de discernimiento. Mis pobres hijos, mirad alrededor vuestro y ved los signos de los tiempos. ¿Pensáis, acaso, que podéis hacer algo sin la bendición de Dios? No dejéis que las tinieblas os envuelvan. Desde lo profundo de vuestros corazones clamad a mi Hijo. Su Nombre dispersa aún las mayores tinieblas. Estaré con vosotros, sólo llamadme: “Aquí estamos Madre, guíanos”. Gracias.”

“Queridos hijos, hoy os invito a todos a orar por la paz y a testimoniarla en vuestras familias, a fin de que la paz se convierta en el tesoro más grande en este mundo sin paz. Yo soy la Reina de la Paz y vuestra Madre. Deseo conduciros por el camino de la paz que solamente proviene de Dios. Por eso, orad, orad, orad. Gracias por haber respondido a mi llamada.”

Páginas