Mensajes de la Reina de la Paz del año 2000

"Queridos hijos, hoy, cuando Dios me ha permitido estar con vosotros con el Pequeño Jesús en brazos, me regocijo con vosotros y doy gracias a Dios por todo lo que ha hecho en este año jubilar. Doy gracias a Dios especialmente por todas las vocaciones de aquellos que habéis dicho “sí” a Dios en plenitud. A todos os bendigo con mi bendición y la bendición de Jesús recién nacido. Oro por todos vosotros para que nazca la alegría en vuestros corazones y para que también llevéis vosotros la alegría que yo tengo hoy. En este Niño os traigo al Salvador de vuestros corazones y a Aquel que os invita a la santidad de la vida. Gracias por haber respondido a mi llamada."

Mensaje anual a Jakov. La Gospa vino gozosa con el Niño Jesús en brazos. Bendijo a todos y dio un mensaje.

“Queridos hijos, hoy, cuando Jesús nace y por su nacimiento trae inconmensurable alegría, amor y paz, yo os llamo, especialmente, a que le digáis vuestro 'sí' a Jesús. Abrid vuestros corazones, para que Jesús entre en ellos, venga a habitar en ellos y empiece a obrar a través de vosotros. Solo así podréis comprender la verdadera belleza del amor de Dios, de su alegría y de su paz. Hijos queridos, regocijaos en el nacimiento de Jesús y orad por todos aquellos corazones que no se han abierto a Jesús, para que así Jesús pueda entrar también en cada uno de vuestros corazones y pueda empezar a obrar a través de ellos. De este modo, cada persona será un ejemplo y una verdadera persona por medio de la cual Dios obra.”

"Queridos hijos, hoy, cuando el Cielo está de manera especial cerca de vosotros, os invito a la oración, para que a través de la oración pongáis a Dios en el primer lugar. Hijos míos, hoy estoy cerca de vosotros y os bendigo a cada uno con mi bendición maternal, para que tengáis fuerza y amor por todas las personas que encontréis en vuestra vida terrena y para que podáis dar el amor de Dios. Me regocijo con vosotros y deseo deciros que vuestro hermano Slavko ha llegado al Cielo y que intercede por vosotros. Gracias por haber respondido a mi llamada."

"Queridos hijos, hoy deseo abriros mi corazón maternal e invitaros a todos a orar por mis intenciones. Deseo renovar con vosotros la oración e invitaros al ayuno, que deseo ofrecer a mi Hijo Jesús para la venida de un tiempo nuevo, un tiempo de primavera. En este año jubilar muchos corazones se han abierto a mí y la Iglesia se está renovando en el Espíritu. Me regocijo con vosotros y doy gracias a Dios por este don y os invito, hijos míos, a que oréis, oréis, oréis, para que la oración se vuelva para vosotros alegría. Gracias por haber respondido a mi llamada."

"Queridos hijos, hoy os invito a abriros a la oración. Que la oración se vuelva alegría para vosotros. Renovad la oración en vuestras familias y formad grupos de oración, así experimentaréis alegría en la oración y comunión. Todos los que oráis y sois miembros de grupos de oración, estáis abiertos a la voluntad de Dios en vuestros corazones y con alegría dais testimonio del amor de Dios. Estoy con vosotros, os llevo a todos en mi corazón y os bendigo con mi bendición maternal. Gracias por haber respondido a mi llamada."

Páginas