Mensajes de la Reina de la Paz del año 1998

"Queridos hijos, hoy os invito de nuevo a todos a la oración. Sólo con la oración, queridos hijos, vuestros corazones cambiarán, se volverán mejores y más sensibles a la Palabra de Dios. Hijos míos, no permitáis que Satanás os arrastre y haga de vosotros lo que quiere. Os invito a que seáis responsables y decididos y a consagrar cada día a Dios en la oración. Que la Santa Misa no se vuelva para vosotros un hábito sino la vida. Viviendo cada día la Santa Misa sentiréis la necesidad de la santidad y creceréis en santidad. Yo estoy cerca de vosotros e intercedo ante Dios por cada uno de vosotros para que Él os dé la fuerza para cambiar el corazón. Gracias por haber respondido a mi llamada."

Páginas