25 Noviembre 1998

Miércoles, 25 Noviembre 1998

"Queridos hijos, hoy os invito a prepararos para la venida de Jesús. Preparad particularmente vuestros corazones. Que la Santa Confesión sea para vosotros el primer paso de conversión y luego, queridos hijos, decidíos por la santidad. Que la conversión y la decisión por la santidad comience hoy, no mañana. Hijos míos, a todos os invito al camino de la salvación y deseo mostraros el camino hacia el Paraíso. Por eso, hijos míos, sed míos, y decidíos conmigo por la santidad. Hijos míos, aceptad con seriedad la oración y, orad, orad, orad. Gracias por haber respondido a mi llamada."