Mensajes de la Reina de la Paz del año 1994

“Queridos hijos, hoy gozo y oro con vosotros por la paz: paz en vuestros corazones, paz en vuestras familias, paz en vuestros deseos y paz en todo el mundo. Que hoy el Rey de la Paz os bendiga y os dé la paz. Yo os bendigo y os llevo a cada uno de vosotros en mi Corazón. Gracias por haber respondido a mi llamada.”

“Queridos hijos, hoy os invito a la oración. Estoy con vosotros y os amo a todos. Yo soy vuestra Madre y deseo que vuestros corazones se asemejen a mi Corazón. Hijos míos, sin la oración vosotros no podéis vivir ni decir que sois míos. La oración es alegría. La oración es lo que desea el corazón humano. Por eso, hijos míos, acercaos a mi Corazón Inmaculado y descubriréis a Dios. Gracias por haber respondido a mi llamada.”

"Queridos hijos, estoy con vosotros y me alegro porque el Altísimo me ha concedido la gracia de estar con vosotros para instruiros y para guiaros en el camino de la perfección. Hijos míos, deseo hacer de vosotros un hermoso ramillete de flores para ofrecérselo a Dios el día de Todos los Santos. Os invito a abriros y a vivir tomando a los santos como ejemplo. La Madre Iglesia los ha escogido para que ellos sean un estímulo en vuestra vida diaria. Gracias por haber respondido a mi llamada."

"Queridos hijos, me regocijo con vosotros y os invito a la oración. Hijos míos, orad por mi intención. Necesito de vuestras oraciones, es a través de ellas como deseo acercaros a Dios. Él es vuestra salvación. Dios me envía para ayudaros y para conduciros hacia el Cielo, que es vuestra meta. Por eso hijos míos, orad, orad, orad. Gracias por haber respondido a mi llamada."

"Queridos hijos, hoy estoy unida a vosotros en la oración de un modo especial, orando por el don de la presencia de mi amado hijo en vuestro país. Hijos míos, orad por la salud de mi hijo más amado, que sufre, y a quien yo he elegido para estos tiempos. Ruego e intercedo ante mi Hijo Jesús, para que se lleve a cabo el sueño que han tenido vuestros padres. Orad, hijos míos, especialmente porque Satanás es fuerte y quiere destruir la esperanza en vuestros corazones. Gracias por haber respondido a mi llamada."

Nuestra Señora se refiere al Santo Padre Juan Pablo II cuando dice “mi amado hijo que sufre y a quien yo he elegido para estos tiempos”. En esa época el Santo Padre tenía planeado visitar Sarajevo el 8 de septiembre, y Zagreb el 10 y el 11 de septiembre.

Páginas