Mensajes de la Reina de la Paz del año 1992

"Queridos hijos, deseo poneros a todos bajo mi manto y protegeros de los ataques satánicos. Hoy es el Día de la Paz pero en el mundo entero hay mucha falta de paz. Por eso os invito a construir conmigo, por medio de la oración, un nuevo mundo de paz. Sin vosotros, yo no puedo hacerlo, y por eso os invito a todos con mi amor maternal a que me ayudéis, y el resto lo hará Dios. Por lo tanto, abríos a los planes de Dios y a sus proyectos, para poder colaborar con Él al bien y la paz. Y no olvidéis que vuestras vidas no os pertenecen sino que es un don con el cual debéis llevar la alegría a los demás y guiarlos hacia la vida eterna. Queridos hijos, que la ternura de mi pequeño Jesús os acompañe siempre. Gracias por haber respondido a mi llamada."

"Queridos hijos, hoy como nunca antes, os invito a orar. Que vuestras vidas se vuelvan llenas de oración. Sin amor no podéis orar, por eso, os invito ante todo a amar a Dios, Creador de vuestras vidas; luego reconoceréis y amaréis a Dios en todos tal como Él os ama. Queridos hijos, es una gracia que yo pueda estar con vosotros. Por lo tanto, aceptad y vivid mis mensajes por vuestro propio bien. Os amo y por eso estoy con vosotros, para enseñaros y guiaros hacia una vida nueva, la de la renuncia y la conversión. Solamente así descubriréis a Dios y todo lo que ahora está lejos de vosotros. Por eso, queridos hijos, orad. Gracias por haber respondido a mi llamada."

"Queridos hijos, os invito a la oración ahora que Satanás es fuerte y quiere adueñarse de tantas almas como sea posible. Orad, queridos hijos, y tened más confianza en mí porque estoy con vosotros para ayudaros y guiaros por un camino nuevo hacia una vida nueva. Por eso, queridos hijos míos, escuchad y vivid lo que os digo, porque es importante para vosotros que, cuando ya no esté con vosotros, recordéis mis palabras y todo lo que os he dicho. Os invito a iniciar una vida nueva cambiando y decidiéndoos por la conversión, cambiando no con palabras sino con vuestras vidas. Gracias por haber respondido a mi llamada."

"Queridos hijos, hoy también quiero deciros que estoy con vosotros, aún en estos días de inquietud en los que Satanás quiere destruir todo lo que mi Hijo Jesús y yo estamos construyendo. Él quiere, sobre todo, arruinar vuestras almas y alejaros lo más lejos posible de la vida cristiana y de los Mandamientos que la Iglesia os llama a vivir. Satanás quiere destruir todo lo que hay de santo en vosotros y a vuestro alrededor. Por lo tanto, hijos míos, orad, orad, orad para comprender todo lo que Dios os está dando a través de mi venida. Gracias por haber respondido a mi llamada."

“Queridos hijos, hoy deseo deciros que os amo. Os amo con mi amor maternal y os invito a abriros completamente a mí para que yo pueda, por medio de vosotros, convertir y salvar al mundo, donde hay tanto pecado y tantas cosas malas. Por lo tanto, queridos hijos, abríos completamente a mí para que pueda, cada vez más, guiaros a todos hacia el maravilloso amor de Dios Creador, quien se revela a vosotros día tras día. Estoy con vosotros y deseo mostraros al Dios que os ama. Gracias por haber respondido a mi llamada.”

Páginas