Mensajes de la Reina de la Paz del año 1988

"Queridos hijos, os invito a la paz. Vivid la paz en vuestros corazones y en vuestro alrededor, para que todos puedan reconocer la paz, que no viene de vosotros, sino de Dios. Hijos míos, hoy es un gran día. ¡Alegraos conmigo! Celebrad el nacimiento de Jesús con mi paz, la paz con la que he venido a vosotros como Madre, Reina de la Paz. Hoy os doy mi especial bendición. Llevádsela a cada criatura para que todos puedan tener la paz. Gracias por haber respondido a mi llamada."

Nuestra Señora a Jelena:

"Cuando pecáis, quedáis como desmayados; habéis perdido la conciencia y al mismo tiempo os dejáis invadir por el temor a mí. Cuando queréis acercaros a mí, lleváis en el subconsciente como una falta de conocimiento; es como una reacción de miedo que os aleja de mí y me consideráis como una persona severa o bien una persona muy alejada de vosotros. La única posibilidad que tenéis para purificar el corazón es la plegaria; plegaria hasta que llegue el momento en que os hacéis totalmente presentes ante Dios."

La Virgen explicó la bendición especial:

"Bendecid aun a aquellos que no creen. Podéis darles esta bendición de corazón para ayudarlos en su conversión. Bendecid a todo el que os encontréis. Os doy una gracia especial. Deseo que vosotros deis esta gracia a otros."

Marija ha dicho: 1 - Esta es una bendición que tiene el poder de convertir y ayudar a las personas.
2 - Puede usarse en creyentes y no creyentes para convertirlos o hacer progresar ese proceso.
3 - Una vez que Nuestra Señora la otorga es de por vida.
4 - No es necesaria la presencia de la persona a quien se bendice.
5 - La bendición es tan poderosa como el grado de fe que uno tenga en ella y la oración que ofrezca. Mientras más se ore con el corazón, mayor fuerza tiene.
6 - Si recibe esta bendición de Nuestra Señora y a su vez bendice a otro con ella, esa persona la obtiene en el mismo grado que cuando uno la recibió de Nuestra Señora. Esta segunda persona la puede dar a una tercera, etc.
7 - Deben estar en el lugar de la aparición para recibirla directamente de Nuestra Señora.
8 - Para bendecir a una persona, basta con una oración espontánea. Se puede decir: "Yo te ofrezco la bendición de Nuestra Señora". A una persona no creyente se puede dar en silencio en su presencia o a distancia. Pueden darla cada día para ayudar a que la persona se convierta.

"Queridos hijos, os invito a la oración para que en la oración tengáis un encuentro con Dios. Dios se os está ofreciendo y dando a Sí Mismo. Pero Él busca en vosotros una respuesta a Su llamada desde vuestra libertad. Por tanto, hijos míos, guardad un tiempo durante el día en el que poder orar en paz y humildad y encontraros con Dios el Creador. Yo estoy con vosotros e intercedo ante Dios por vosotros. Por lo tanto, velad para que cada encuentro en la oración sea un gozo por haber encontrado a Dios. Gracias por haber respondido a mi llamada."

“Que la oración sea la vida para vosotros. Ofreced el trabajo como una oración y que todo lo que hagáis os traiga hacia mí. Que mediante vuestras acciones y a través de todos los que conozcáis lleguéis a un encuentro con Dios.”

Páginas